Jardín Botánico Jotaudó: diseño de plan de negocios y operación

 

El Municipio de Quibdó es un territorio de gran riqueza biológica y étnica que, como parte del Departamento del Chocó, se encuentra en el centro de uno de los 24 hotspots a nivel mundial que organizaciones como Conservation International han identificado como áreas prioritarias de alta diversidad eco sistémica y altos índices de destrucción y extinción. Sin embargo, el Municipio no cuenta en la actualidad con un lugar que permita a su población y a los visitantes conocer, experimentar y estudiar dicha riqueza.

 

 

En el 2009 se constituyó oficialmente la Fundación Jardín Botánico de Jotaudó – Quibdó – Chocó, fundada y dirigida por el profesor Enrique Rentería, con una junta directiva integrada por la Alcaldía de Quibdó, la Gobernación del Chocó, la Corporación Autónoma Regional para el Desarrollo Sostenible del Chocó (CODECHOCÓ), el Instituto de Investigaciones Ambientales del Pacífico (IIAP), el Consejo Comunitario Mayor de la Asociación Campesina Integral del Atrato (COCOMACIA), la Asociación de Cabildos Indígenas del Chocó (OREWA), la Fundación Selva y la Secretaría General de la Universidad Tecnológica del Chocó y con reconocimientos legales por parte de varias instituciones a nivel nacional. La Fundación, que busca constituir al Jardín Botánico de Jotaudó como un “Centro internacional importante para la gestión ambiental del Departamento del Chocó, especialmente en que se refiere a la investigación científica, a la conservación ecológica, la educación ambiental y el fortalecimiento organizativo de las comunidades afroamericanas e indígenas”[1], cuenta con un terreno de 43 hectáreas cedido por el Consejo Comunitario Mayor de la Asociación Campesina Integral del Atrato (COCOMACIA) ubicado en el Corregimiento de Munguidó, vereda Altagracia, y separado por un trayecto de 45 minutos en lancha desde la ciudad de Quibdó.

 

La Alcaldía de Quibdó y el Gabinete de Pares de Quibdó deciden adoptar este proyecto para apoyar la primera fase de implementación del Jardín Botánico enfocándola en el desarrollo turístico del mismo. Esto, además de contribuir al desarrollo socioeconómico del Municipio y dinamizar su economía, permitirá también sostener las fases futuras del proyecto académico e investigativo del Jardín.

 

Por su parte, Etnollano ha adelantado con las comunidades y con COCOMACIA un proceso de fortalecimiento territorial y cultural, que ha desembocado en la generación de importantes insumos, y de relaciones de confianza que permiten el buen avance de la propuesta en términos de participación comunitaria.

 

Como aporte a este proceso, es necesario diseñar el modelo de negocio que se quiere implementar, para entender mejor el potencial y alcance del mismo. En esta fase se plantea la generación de un plan de negocios que permita implementar el proyecto sustentado en los siguientes aspectos:

 

-       Una visión conjunta y compartida del negocio hacia el futuro.

-       La integración de un plan de servicios y de un modelo de costeo.

-       La información asociada al mercado y a la competencia.

-       La definición de reglamentos iniciales internos y acuerdos.

-       La definición de un plan de mercadeo y de una proyección financiera.

 

Una vez se tenga un modelo de negocio con diferentes escenarios viables, será necesario hacer su socialización con las comunidades para recibir aportes y visiones desde los habitantes que finalmente deben ser los mayores beneficiados del proyecto y de la operación turística del Jardín Botánico de Jotaudó.

 

 

 

Aliados

  • Fundación Ford

     

  •  

  • Fundacion Corona
  • Universidad de los Andes
  • Revista Semana